Domingo, 16 Septiembre 2018 00:00

La Asociación El Palenque organiza un campamento de época en el Último Desembarco de Carlos V

Escrito por 

 La asociación lleva colaborando en el Último Desembarco de Carlos V en Laredo desde sus inicios, además de nuestro pueblo también participan en recreaciones internacionales como la de Lerma, Jaca y en nacionales como Medina del Campo, Villaviciosa, Tazones, Mojados, Jarandilla, Tornavacas,etc...

 

Durante el fin de semana  del Último Desembarco de Carlos V realizaran un campamento en la Alameda Miramar. Recrearan aquellos ersonajes y oficios que se encontró Carlos  V cuando desembarcó en Laredo. Regatonas, Calafates, Talayeros, Linterneros,….. oficios de una villa marinera que era considerada el Puerto de Castilla.

 

 Se detalla el lugar de participación,  programa,  algunos personajes, y el resumen de la recreación.

 

Un día en la vida cotidiana del siglo XVI del Puerto de Laredo de la Muy Noble y Leal Villa de Laredo que estaba lleno de actividades comerciales y pesqueras.

 

Dias21,22 y 23 de septiembre.Por las mañana de 12:00h.a15:00h.y por las tardes a partir de las 18:00 h.

 

Además en estos horarios podrás disfrutar de las siguientes actividades:

 

 Viernes a las 19:30 h. “Danzas populares renacentistas”.

 

 Sabado a las 19:00 h. “ Inés de Limpias y Francisco Cachupin, Mercaderes Laredanos, reciben a Los Mendoza de Pastrana”. Bailes renacentistas.

 

 

Domingo a las 12:30h. “Las Regatonas venden el pescao “

 

Personajes y oficios de Laredo tomarán vida en el campamento

 

6 TALAYEROS eran maestres de pinaza. Pronosticaban la situación metereológica y el estado de la mar.

A la señal de su bandera izada en la mar obligaba a los restantes barcas a levantar sus aparejos y arrumbar a puerto

En los lugares asignados como talaya, se encendían hogueras en los promontorios mas elevados, probablemente con argoma para señales de humo.

 

 

1 LINTERNERO Seña la el momento en que todas las embarcaciones deben comenzar su actividad pesquera, debían seguir los movimientos de la embarcación que estuviese el LINTERNERO, quien desde el momento de DAR AVANTE hasta que la claridad del día lo hiciera innecesario, debía tener encendido y en lugar elevado de la pinaza un farol o linterna.

 

2 VENDEDORES en tierra para la venta de la pesca. Se cogían dos cofrades “hábiles y de conciencia”

El vendedor lleva un registro con las cantidades capturadas por cada embarcación, precio y cantidad vendida, asi como la persona que la había adquirido para liquidar con el maestre al domingo siguiente.

 

 

La Freila hacer tañer la campanilla de las ánimas del Purgatorio por las calles de la villa de Laredo y sus arrabales, todos los días al anochecer, una hora después de la oración.

 

Inés de Limpias principia su actividad en la correspondencia. Rigor y eficacia son los atributos de su gestión. Gran conocedora de los entresijos del transporte terrestre. Toda la información enviada constituye un valioso instrumento de negociación en manos de los mercaderes.

No solo gozaba de la confianza de los mercaderes Castellanos sino también de los flamencos quienes le confiaban sus asuntos en España. Son “los ojos y los oídos” de los mercaderes.

El garante de su “buena dita”, quien la avaló en sus comienzos fue Francisco de Cachupin.

 

RECREACION

 

Los pescadores están de vuelta de sus faenas. El “talayero” avisó del mal tiempo en la mar izando en su pinaza una bandera roja, lo que les ha hecho regresar antes de acabar su jornada. Han sido guiados por el “linternero” hasta el puerto, donde la actividad comercial no cesa y donde esperan los “vendedores hábiles y de conciencia”, a que lleguen todas las embarcaciones y puedan realizar la subasta de la pesca, también están atentos y ávidos a que las “regatonas”, actualmente panchoneras, no revendan la pesca.

Si el tiempo no acompaña para pescar, los hidalgos se dedicaran a sus tareas artesanas, como la fabricación de las artes de pesca, las redaceras adobaran las redes para dejarlas listas para la próxima jornada, el calafate dejará listas las pinazas y las mozas cardarán e hilarán la lana, pero también hay Hidalgos ociosos, apoyados en sus varas, hablando de armas o de tierras, y de mozas los más jóvenes.

 

Las mujeres de la villa, no pasan desapercibidas para los que llegan al puerto de Laredo, sobre todo por sus tocados corniformes. Éstos, de antiguo origen y peculiar forma, llaman la atención. Hasta seis varas de lino fino han utilizado para levantarlos y darles, algunas de ellas, forma fálica, y las más mayores discretos tocados bajos. La altura de algunos de estos tocados, no las impide realizar sus tareas diarias.

 

 

El jolgorio y las risas alegran el día plomizo que envolvía la villa, y habrá cantes, bailes, y, en los ratos más tranquilos, hombres y mujeres desgranarán romances que contarán historias de lejanas tierras; y de los eventos ocurridos antaño en la Villa, como las anécdotas y detalles de los viajes regios que llegaron o partieron de este puerto, que han dado esplendor a esta noble y leal villa de Laredo. Aventuran que, trás la llegada de Carlos V, algún día atracarán en su puerto los navíos que traigan definitivamente al nuevo Rey, Felipe II, a su país...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visto 387 veces